Alberto

AvatarRedacción27 agosto, 2019
alberto-2.jpg
2min430

“Todo empeoró desde la celebración del acuerdo”, dijo el candidato peronista luego de reunirse con la misión técnica del organismo.

Este lunes por la tarde, Alberto Fernández y su equipo económico se reunió con la misión técnica del FMI en el marco de la quinta revisión del Acuerdo Stand-By y les remarcó que, pese a que concuerda con los objetivos del Fondo, por seguir sus recomendaciones la economía argentina empeoró. Por eso los hizo responsables de la “catástrofe social” que atraviesa el país y les adelantó que no respaldará medidas que no apunten al crecimiento económico.

Fue un encuentro “con buena predisposición y profesionalismo”, dijo a LPO una fuente al tanto de los pormenores de la convocatoria y que destacó que el peronismo prefiere mantener los encuentros con la mayor cordialidad porque son muchas las diferencias conceptuales como para sumar roces por cuestiones de formas.

“Le transmití al FMI nuestra disposición a reformular los acuerdos sin exigirle más esfuerzos a nuestro pueblo”, aseguró Alberto Fernández una vez finalizada la reunión de la que participaron el director para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, los técnicos Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne y los economistas Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca Bocco -que ya habían actuado como interlocutores de Alberto con Lacunza- a los que hoy se sumó Santiago Cafiero.

Al término de la reunión, el equipo de campaña de Alberto difundió un comunicado en el que resumió la dura posición de Alberto con el FMI: que concuerda con los cuatro objetivos manifiestos del Acuerdo Stand By (recuperar el crecimiento de la economía, generar empleo para combatir la pobreza, reducir la inflación, y lograr una trayectoria decreciente de la deuda pública), pero que las recetas que sugirieron fueron a contramano de esas metas y “la situación macroeconómica de la Argentina se ha deteriorado significativamente”

“De estos cuatro objetivos no sólo ninguno fue alcanzado, sino que todo empeoró desde la celebración de aquel acuerdo: la economía cayó -1,7%, la deuda pública subió 29 puntos porcentuales del PBI, el desempleo aumentó al 10,1%, la pobreza creció a más del 32% y la inflación se disparó al 53,9%”, se lee en el comunicado.

Una vez más con Guillermo Nielsen como probable ministro sentado a la mesa, Alberto reiteró su preocupación por el hecho de que los créditos otorgados por el FMI al Gobierno Nacional hayan sido utilizados, en gran parte, para financiar la salida de capitales.

“Como fuera advertido en la primera reunión del Frente de Todos con el staff del FMI realizada en junio de este año, el último desembolso ha sido íntegramente destinado a financiar la fuga. Este fenómeno constituye un incumplimiento flagrante a lo dispuesto por Artículo VI del Acta Constitutiva del organismo cuyo primer párrafo dispone que ‘ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital'”.

De acuerdo con las cifras oficiales disponibles, desde la firma del Acuerdo y hasta julio de este año salieron del sistema unos 27.500 millones de dólares en concepto de Formación de Activos Externos de libre disponibilidad (fuga de capitales argentinos) y otros 9.200 millones de dólares por inversiones extranjeras especulativas (reversión de inversiones de capitales golondrina). “En total la salida neta de dólares supera los US$ 36.600 millones, lo que representa más del 80% de los desembolsos recibidos hasta la fecha”, dijeron.

En el encuentro, Alberto insistió en que él no es candidato electo y que no va a cogobernar ni refrendar actos de gobierno de Mauricio Macri. Como adelantó LPO, el candidato no quiere erosionar sus chances electorales como líder opositor al acompañar actos del oficialismo con quien no comparte la política económica. En este sentido, la postura del Frente de Todos puede disuadir al FMI de hacer el siguiente desembolso, de unos 5.400 millones de dólares.

“El programa económico que impulsa el Gobierno Nacional no refleja ninguna de las prioridades establecidas en la plataforma del Frente de Todos. Tampoco existen coincidencias con las recomendaciones de política impulsadas por el FMI. Se trata, en ambos casos, de aproximaciones dogmáticas que no se ajustan a las condiciones objetivas actuales ni resuelven los principales problemas estructurales de la economía argentina”.

Para Alberto, el programa de Macri agravó la herencia incrementando la inflación y reinstalando problemas ya resueltos como el de la sostenibilidad del endeudamiento público y el Acuerdo Stand-By tampoco ayudó a revertir estos problemas macroeconómicos.

“A juicio del Frente de Todos, que en las últimas elecciones ha obtenido más de once millones de votos, la recuperación del crecimiento a través del impulso de la producción y el empleo debe ser la componente central de un modelo económico alternativo. La recuperación de la economía real es, a su vez, una condición sine qua non para estabilizar la economía y reencauzar su situación financiera.”

“Quienes han generado esta crisis, el Gobierno y el FMI, tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina. Para ello deberían arbitrar todos y cada uno de los medios y las políticas necesarias”, concluyó.

AvatarRedacción25 agosto, 2019
alberto-1.jpg
2min240

Siete días de política. El sacudón de los mercados forzó a Alberto Fernández a hacer declaraciones para tranquilizar al “establishment”. Pero para bajar la incertidumbre la que debe hablar es Cristina Kirchner.

La devaluación del 30% y el derrumbe de bonos y acciones al día siguiente del triunfo kirchnerista obligó a su candidato a elegir entre dos caminos. Uno, hacia una transición concertada, con mercados en calma, y otro, hacia una aceleración de la crisis económica que le permitiría liderar un gobierno de emergencia y aplicar medidas draconianas. Hasta ahora optó por el camino de la estabilidad. En otras palabras, dio el primer paso de su proyecto de gobierno.

Lo primero que hizo fue amigarse con el grupo mediático que cultivó durante su paso por el gobierno y que más enfureció a sus socios kirchneristas. Lo segundo fue concurrir a una jornada organizada por el mismo grupo y hacer allí un discurso que sonó a música en los oídos del poder económico. Tomó claramente la iniciativa y consiguió que la ex presidenta, “la Campora”, Moyano y otros muchachos peronistas se mantuvieran en silencio mientras él ocupaba el centro de la escena. Hubo una sola excepción a ese respetuoso silencio: Axel Kicillof.

¿Qué prometió al poder económico? No declarar entre vítores el default, no instalar otro cepo, no incendiar el Indec al estilo de Guillermo Moreno, no resucitar “6,7,8”. Prometió también establecer con el imperialismo norteamericano una relación “amable y respetuosa” y en relación con sus ataques a Jair Bolsonaro hizo un mea culpa. El brasileño al parecer dejó de ser misógino.

¿Por qué semejante giro? Porque tiene dos frentes que atender. Por un lado el político que le recuerda que fue de candidato a presidente porque Cristina Kirchner no podía, pero que los votos son de ella, y por el otro, el económico, vale decir la magnitud de la crisis que recibirá apenas encubierta por la ayuda del FMI. El día anterior a las promesas dirigidas al “establishment” sus economistas de confianza se habían entrevistado con el flamante ministro de Hacienda para enterarse de la situación de la deuda, las reservas y los pedidos que trae en sus valijas la delegación del FMI. http://www.laprensa.com.ar/480030-VISTO-Y-OIDO-El-papel-de-Sola.note.aspx

El poder al alcance de la mano parece haber activado el principio de realidad en Fernández aun en plena campaña. Los trascendidos indican que está pensando en un plan de estabilización para el inicio de su muy probable presidencia. Ese plan, obviamente, incluye la estabilidad cambiaria por lo que tendrá que dar respuestas positivas al Fondo, si quiere que lo siga financiando barato.

La gran pregunta es qué opinan los compañeros de ruta de Fernández (kirchneristas y populistas varios) sobre un enésimo plan de ajuste y la relación con el FMI. En ese contexto deben ser leídas las declaraciones hechas el miércoles por Axel Kicillof ante intendentes bonaerenses, lo que puede ser considerado sin exageración como el núcleo duro del peronismo nacional.

El casi con seguridad próximo gobernador de la provincia dijo que “hay que tener cuidado”, es decir prudencia en las declaraciones, porque es una de las claves del triunfo, “pero que el cuidado no se convierta en una mordaza para hacernos callar lo que pensamos”. ¿Y qué es lo que piensa el gobernador en potencia? Que el resultado de las PASO es un magnífico “triunfo de la unidad del campo popular” y un repudio a los intentos del macrismo de relegar a Perón y Evita al museo.

En resumen, el sorprendente resultado de las PASO abrió un nuevo escenario en el que los actores están empezando a acomodarse. Un escenario en el que la crisis y el ajuste obran como telón de fondo.

Mauricio Macri ganó las elecciones de 2017 con un gradualismo fiscal que estalló en 2018. Fue a las PASO de 2019 con el programa de ajuste del FMI y perdió. Fernández se encuentra con un ajuste a medio hacer y un cuadro de estabilidad precaria a lo que se añade una interna política incipiente. Tiene que escribir el libreto del acto que está por empezar y lograr que se lo apruebe CFK. Un verdadero drama.

Editorial | Expresión del Sur

AvatarRedacción21 agosto, 2019
107273_620.jpg
2min540

El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, confirmó que volvió a comunicarse este lunes con el presidente Mauricio Macri, para coordinar el encuentro de los equipos económicos de ambos espacios políticos y, aunque adelantó su disposición para “ayudar en lo que se necesite”, aclaró que “el daño que ha hecho (este Gobierno) difícilmente se pueda reparar en dos meses”.

En esa línea, remarcó que está “hablando como candidato”, y que “el hecho de que me hayan votado (en las PASO) más que a Macri, no me da el poder de resolver (porque), el poder lo tiene Macri” y “más de la gobernabilidad, lo que más me preocupa es la tranquilidad de la gente”.

“Fue una conversación correcta, amable. Él estaba preocupado por lo que pasó en Nueva York. Yo lo compartí y le di mi opinión. Me preguntó si podíamos hacer un encuentro de equipos económicos”, explicó Fernández, en una entrevista con Radio 10, brindando los pormenores de su charla de ayer con el Presidente, la segunda desde que concluyeron las PASO.

Según dijo, rechazó la idea de que fuera sólo un hombre de su equipo económico, porque “no quería que especulen con que esa persona era mi futuro ministro de Economía” y que, en cambio, le propuso “convocar a los equipos de todos los partidos para no aparecer como que cogobierno cuando no lo estoy haciendo”.

“Le dije al Presidente que debemos preservar la institucionalidad y su investidura. Tenemos que ver cómo hacemos para llevar este tiempo. No quisiera estar en sus zapatos”, aseguró el candidato del Frente de Todos.

Sin embargo, recordó que luego de que hablar la semana pasada “el dólar se contuvo, así que algo puedo hacer”, y agregó: “Puedo ayudar para generar expectativas”.

“El Gobierno tiene que tratar de sostener un poco la situación que ha creado. Es difícil de hacer si perdió poder político. Pero si puedo ayudar a contener el desorden, voy a hacerlo”, se comprometió el ex jefe de Gabinete entre 2003 y 2008.

La charla de ayer entre Macri y Fernández es la segunda comunicación telefónica que mantienen desde las elecciones PASO, y luego del encuentro que Macri tuvo con el nuevo ministro de Hacienda y Finanzas, Hernán Lacunza, y la mayor parte del gabinete nacional.

Sobre Lacunza, Fernández dijo que se trata de “es un buen economista y funcionario” aunque dijo que “no sé qué puede hacer en este contexto”, pero que “ojalá podamos ayudarlo (ya que) si Lacunza pierde, sufren los argentinos”.

Respecto de las medidas anunciadas por el Gobierno la semana pasada dijo estar a favor de “bajar el IVA a los productos de la canasta básica, pero no así”, ya que “sólo se desfinancia al Estado porque hay muchos que podrían pagar el IVA y ahora no lo hacen”.

“Esto les cuesta 1.500 millones de dólares a las provincias. Esto equivale a un mes de salarios en las provincias”, evaluó el candidato de Todos.

Y agregó: “Son decisiones un poco tomadas de los pelos y que generan estas cosas”.

Sobre un potencial mandato presidencial suyo, Fernández dijo que tiene “bastante cerrado” cómo sería su futuro gabinete, aunque negó dar nombres y remarcó que el dirigente del Frente Renovador, Sergio “Massa sería un muy buen presidente de la cámara de Diputados”.

Por último, pidió al Presidente que “cuide las reservas” del Banco Central, y “no mezclar la campaña con la presidencia”, a la vez que insistió en que “la dialéctica de campaña de como pararnos con el caos es perjudicial para ellos mismos”.

“Ahora dejaron de hacerlo y nos toca a nosotros intentar explicarle al mundo que somos los que siempre resolvemos crisis”, sentenció.

Entre sus próximas actividades el candidato del Frente de Todos tiene agendada una visita el jueves a El Calafate, Santa Cruz, para el viernes viajar rumbo a Mendoza, donde dará su apoyo a la candidata para la gobernación, Anabel Fernández Sagasti.

AvatarRedacción21 agosto, 2019
alberto.jpg
2min320

La impactante victoria de Todos construyó un presidente virtual. Aún no se votó pero ya consideramos que Alberto Fernández ganó las elecciones. Macri y sus ministros intentan recordar a la opinión pública que las verdaderas elecciones aún no se han realizado. Y tiene razón. Pero a sus palabras se las lleva el viento. El 47 a 32 (que se convierte en 49 a 33 si sacamos el voto en blanco) fue tan contundente que no deja lugar a otros argumentos.

Esto nos fabricó un problema, que empeora la delicada situación en que se encuentran nuestras finanzas. Las PASO fueron pensadas como un mecanismo para seleccionar candidatos presidenciales, no para elegir presidentes. Pero en este caso, con listas únicas y una elección que fue idéntica a la del 27 de octubre -con la diferencia del voto en blanco que no se computa, y los tres candidatos con menos de 1,5% de los votos que no clasificaron-, nos anticiparon el resultado. Macri ya no visto como el presidente, y Fernández sí. A los mercados les importa más lo que diga o deje de decir Fernández, que las propias acciones y decisiones administrativas del presidente real.

Esto nadie lo vio venir. Se trata de una combinación de factores poco usual. En 2011 sucedió algo similar, pero a la inversa: la presidenta en búsqueda de la reelección, Cristina Kirchner, tuvo un resultado tan contundente en las PASO que las generales se convirtieron en una mera formalidad. Pero ella ya estaba en la Casa Rosada; ahora, el presidente que busca reelegir no lo logró. Lo cual, dicho sea de paso, amplifica el sentido de la derrota: en América Latina ganaron casi todos los presidentes que se presentaron a su primera reelección consecutiva.

MARTINGALAS

Tal es el drama, el vacío de poder, que se comenzó a especular con alternativas institucionales. Como adelantar las elecciones o la entrega del poder. Pero no es nada sencillo cambiar esa fecha -la Constitución, en su artículo 95, dice que se debe votar dentro de los dos meses anteriores a la entrega del mandato, por lo que sería necesario todo un gambeteo jurídico a la norma, como el que se hizo en las elecciones de 2003- ni tampoco hay interesados en hacerlo. En la ciudad de Buenos Aires, los operadores de Horacio Rodríguez Larreta estudian la posibilidad de separar las boletas de presidente y jefe de gobierno, para evitar un arrastre negativo. Es la hora de las martingalas electorales.

Mientras tanto, dentro de un mes el FMI deberá hacer un desembolso importante. Y seguramente querrá saber quién está a cargo y con quien debe conversar. Alberto Fernández estará conminado a moverse; si no lo hace, se multiplicarán los voceros que opinan antes de tiempo.

Sabemos ya que vamos hacia un modelo más heterodoxo y de aspiraciones productivas. Pero quedan muchos detalles por develarse. El círculo político de Fernández probablemente se parezca un poco más al de un gabinete clásico, con ministros que están ahí por diversas razones. Un mix de tecnocracia, partido y federalismo; una vocación de concertar con una coalición más grande y más diversa.

Podemos imaginar un gabinete fernandista en el que convivan un núcleo tecnocrático y más amigable al mercado, a cargo de la gestión financiera y del Tesoro, otro más moderado en las relaciones con las provincias y los sectores productivos, y un ala más política (kirchnerista) al frente del estado social (desarrollo social, salud, trabajo, etc.), el Congreso y varios gobiernos locales.

Alberto y Cristina Fernández seguramente estarán al frente de una coalición compleja y diversa, que deberá hacer frente a un vendaval de demandas sociales sin margen presupuestario para el populismo. Pero lo primero, lo urgente, es la transición. Que no puede considerarse como tal hasta que Macri la habilite. Y que no puede esperar mucho tiempo más para comenzar.

Columna Política – Redacción

AvatarRedacción13 agosto, 2019
106972_620.jpg
1min860

El candidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, quien se impuso en las PASO con el 47,65% de los votos, garantizó que ese espacio político hará “honor a cada palabra y a cada cosa” dicha durante la campaña y consideró que el presidente Mauricio Macri debería “empezar a cambiar ya” porque, de lo contrario, “tres meses más de esto va a ser muy doloroso”.

En este sentido, entendió que la gestión de Cambiemos “ha dejado un cuadro de situación tan complejo que sólo podemos unirnos codo a codo y ver cómo salimos adelante”, aunque remarcó que es el jefe de Estado y candidato a la reelección de Juntos por el Cambio quien debe “ordenar antes de terminar su mandato el desorden que ha creado”.

“Ése es el esfuerzo que él tiene que hacer y, en ese esfuerzo, todos los argentinos lo acompañaremos, pero es una tarea que tiene que hacer él, porque él ha generado esta situación y ha puesto las cosas en este punto”, postuló Alberto Fernández en la primera entrevista que concedió, a Radio 10, tras el amplio triunfo cosechado en las urnas por su precandidatura presidencial.

En ese marco, dijo estar “muy contento” porque “los argentinos entendieron el mensaje, entendieron la voluntad, la vocación y el compromiso” que, según remarcó, proponían desde el Frente de Todos.

“Eso da una enorme alegría y genera un enorme compromiso; y haremos honor a cada palabra y a cada cosa que dijimos”, sostuvo Alberto Fernández, quien consideró que el resultado arrojado por las urnas en as PASO es “un primer paso importante” que le genera “gratitud eterna” hacia quienes lo respaldaron y “un compromiso enorme con quienes no nos votaron”.

De hecho, indicó que a ellos buscarán “convencerlos de que la Argentina que viene necesita de todos”, con lo cual es necesario “integrarnos y dejar de lado las rencillas y las diferencias que nos postergaron durante tantos años”.

“Que el Presidente no se duerma en este momento porque tiene todavía que gobernar hasta diciembre. Me gustaría que el Presidente tome nota de lo que pasó ayer, que empiece a revisar lo que ha hecho y que se dé cuenta que tiene que empezar a cambiar ya, más allá del resultado electoral, porque los argentinos tampoco necesitamos tres meses más de esto, porque va a ser muy doloroso para todos”, aseguró Alberto Fernández en la entrevista.

AvatarRedacción12 agosto, 2019
ROSARIO2.jpg
1min760

Escrutadas el 91,66% de las mesas, momento en que se detuvo la carga de datos, el Frente de Todos superaba el 55% y Juntos por el Cambio se ubicaba segundo con el 19% de los votos

En el departamento Rosario de la Frontera la formula del Frente de Todos, Fernández Fernández, obtenía una importante victoria que dejaba en segundo lugar al Frente Juntos por el Cambio de Macri Pichetto y en tercera ubicación a Consenso Federal de Lavagna Urtubey.

Si bien resta cargar menos del 9% del total de 84 mesas habilitadas, el resultado global de la jurisdicción que componen dos municipios le daba una amplia ventaja con 9.074 votos (55,68%). Muy distante en el segundo lugar Macri obtenía 3.102 votos (19,03%) y Lavagna quedaba con 2.901 (17,80%). El Frente Unite de Espert con 255 votos llegaba al 1,56%.

En la ciudad de Rosario sin contabilizar los parajes rurales Alberto alcanzaba los 8.089 votos, lo seguía Macri con 2.798 y Lavagna con 2.561 votos.

En El Potrero la formula de Todos llegaba a obtener el 60% de los sufragios, Juntos por el Cambio 23% y Consenso el 10%.

AvatarRedacción12 agosto, 2019
METAN2.jpg
1min1490

Escrutadas el 99,07% de las mesas, momento en que se detuvo la carga de datos, el Frente de Todos superaba el 52% y Juntos por el Cambio se ubicaba segundo con el 21,88% de los votos

En el departamento Metán la formula del Frente de Todos, Fernández Fernández, obtenía una importante victoria que dejaba en segundo lugar al Frente Juntos por el Cambio de Macri Pichetto y resignaba a Consenso Federal a la tercera ubicación.

Si bien resta cargar menos del 1% del total de 108 mesas habilitadas, el resultado global de la jurisdicción que componen tres municipios le daba una amplia ventaja con 12.101 votos (52,16%). Muy distante en el segundo lugar Macri obtenía 5.076 votos (21,88%) y Lavagna quedaba con 3.743 (16,13%). El Frente Nos de Centurión apenas conseguía 594 votos (2,56%) y Espert con 541 llegaba al 2,33%.

Con 107 mesas computadas, la participación en esta sección fue del 68,43%, unas 23.668 personas.

En San José de Metán, Alberto consiguió 8.676 votos (51,79%), Macri 4.080 ((24,36%) y Lavagna 2.356 (14,06%).

En El Galpón, Alberto 2.676 votos (54,43%), Lavagna 928 (21,09%) y Macri 779 (18,25%).

En Río Piedras, el Frente Todos obtuvo 707 votos (50,23%), Consenso Federal 453 (28,43%) y Juntos por el Cambio 129 (12,56%).

En el departamento Metán la presencia territorial de Gladys Pichona Moisés, precandidata a senadora nacional junto a Juan Carlos Romero, ayudó a Juntos por el Cambio, a lograr imponerse al espacio de Consenso Federal.

AvatarRedacción12 agosto, 2019
salta-parcial.jpg
1min210

Cuando se escrutaba el 94% de los votos, el Frente de Todos alcanzaba el 48,83% 

Con un total de 326.276 votos la formula presidencial encabezada por Alberto y Crsitina obtenían el 48,83% de los votos emitidos. La segunda ubicación era para el frente Juntos por el Cambio de Macri y Pichetto que con 138.707 votos llegaba al 20,76%. En tercer lugar Consenso Federal de Lavagna-Urtubey sumaba 124.703 sufragios para así alcanzar el 18,66%.

En la provincia de Salta estaban habilitados 964.671 ciudadanos distribuidos en 3.117 mesas. De los comicios participó el 70,6%.


Sobre Nosotros

Expresión del Sur es un Producto de "Productora del Sur"
San Martín N° 906  - El Galpón - Pcia de Salta - Argentina
Director: José Alberto Coria
Registro de DNDA: EN TRÁMITE
Edición N° 798 | Online desde el 13/07/2017

Contacto

WhatsApp